Compartir en:

Impacto del aprendizaje virtual en la era de la transformación digital

La virtualización de la cotidianidad se ha convertido en un tema de común desarrollo en los diferentes escenarios de opinión; las dinámicas relacionales que se constituyeron a causa del aislamiento preventivo debido al virus SARS-CoV-2 (COVID-19), implicó una transformación en las formas en cómo la sociedad interactúa, se relaciona y desarrolla sus actividades diarias. Para la población general, la virtualidad se hacía ajena, desconocida y territorio inexplorado, las diversas funcionalidades de las tecnologías digitales empezaron a ser usadas y puestas en práctica para así no fracturar las actividades en un contexto de nueva normalidad.

A partir de este panorama surge la necesidad de ahondar en las dinámicas humanas en medio de la virtualidad, entre estas interacciones se encontraba la educación como un eje determinante que garantiza el ejercicio pleno de los derechos de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos inmersos en este componente, el confinamiento develó un ejercicio internacional que se venía desarrollando desde principios del siglo XXI: la virtualización del aprendizaje y la transformación digital al servicio de la educación, ¿Qué hubiera pasado en medio del aislamiento preventivo si hace años no se hubiese pensado en la posibilidad de un aprendizaje virtual?

El sector educativo, como una actividad humana determinante en el desarrollo de las naciones está inmerso en los procesos de transformación digital impulsado por la tecnología. En este campo también incursionan nuevos modelos de e-learning y formas de hacer las cosas en un mundo con una población cada vez más digital.

El aprendizaje virtual ha sido un reto establecido para reducir las brechas de desigualdad, pues las nuevas metodologías educativas democratizan el aprendizaje puesto que se rompe la barrera espacio-temporalidad para el alcance a más personas; las dinámicas de la educación virtual establece una transformación en los modos de hacer las cosas en el modelo tradicional, primero, se presenta un modelo de aprendizaje híbrido, pues el uso de herramientas digitales es cada vez menos ajeno en el aula presencial y virtual; segundo, se redefine el papel del docente, pues en una era del acceso abierto a la información, el estudiante adquiere con mayor facilidad los aprendizajes, en este modelo el profesor transita a una figura de facilitador o guía.

La complejidad del aprendizaje virtual requiere una educación más flexible que permita fomentar la creatividad, el espíritu de innovación y de emprendimiento, se presenta como una oportunidad de transformar los modos tradicionales de educar y explorar en dinámicas digitales de fácil acceso que permita para las instituciones de carácter educativo, pero también para las empresas, avanzare y crecer en una sociedad de continuo aprendizaje. 

¿Por qué pensar en la creación de ambientes de aprendizaje virtual?

En un sociedad de continuo cambio las estructuras o se transforman o desaparecen, el crecimiento exponencial de la digitalización y virtualización de la cotidianidad expone los modelos educativos tradiciones y amenaza su viabilidad, por lo anterior empresas e instituciones educativas realizan un esfuerzo para adaptar sus medios, sus contenidos y sus objetivos a la realidad del mundo digital. La Fundación Orange hacia el año 2016 preveía el impacto y alcance de la educación en el ambiente virtual.

Las previsiones del Global Center for Digital Business Transformation sitúan al sector de la educación en un punto intermedio, entre las principales áreas de actividad, en materia de impacto de la disrupción digital en 2020. (Fundación Orange, 2016)

La educación para el año 2020 se establecía como el quinto sector con más potencia en la disrupción digital, el primer lugar, lo ocupa la industria Media y Entretenimiento, seguido por Retail, Servicios Financieros, Telecomunicaciones y la Educación, sobre el Turismo, Manufactura, Salud, entre otros; se estima que el mercado global de e-learning alcanza los 46.116 millones de euros anualmente, esto sin estimar las transformaciones digitales presentadas en el año 2020 debido a la nueva normalidad.

Para mediados del año el crecimiento de los dominios ‘.edu.co’ creció a nivel nacional en un 155%, según el Ministerio de Educación Nacional, (Portafolio, 2020), la creciente inversión frente a la digitalización de la educación establece un nuevo panorama en la era de la transformación digital, ¿Qué alcance tiene el aprendizaje virtual en el desarrollo actual de las prácticas educativas y empresariales?, Cómo migrar a escenarios de virtualidad atendiendo a las dinámicas económicas, culturales y sociales?, ¿en que estado nos encontramos y qué falta para poder seguir en la transformación? Estas preguntas deben ser el panorama en la próxima década, el aprendizaje virtual viene generando impacto en los escenarios internacionales, y a partir de las dinámicas de nueva normalidad su incremento fue exponencial, y según afirman rectores, profesores, empresarios, llegó para quedarse.

Comentar esta publicación