Compartir en:

El aprendizaje como motor de la organización

En palabras de la investigadora Whitney Johnson (2019) “las organizaciones crecen cuando sus colaboradores están aprendiendo”, lo que significa que el aprendizaje es uno de los motores fundamentales para impulsar a una empresa hacia el éxito, ahora, ¿De qué forma podemos asegurarnos que nuestros colaboradores se comprometan con el aprendizaje?

Para responder a esta pregunta es necesario que reflexionemos en torno al aprendizaje, sobre cuáles son las mejores condiciones para que éste ocurra y el impacto positivo que genera en las organizaciones donde este fenómeno se da de manera constante.

Con respecto a la forma en la que aprendemos, uno de los mitos que se suele construir alrededor del aprendizaje es que éste ocurre mejor cuando nos aislamos, ya que, esto nos permite concentrarnos y poner toda nuestra atención en aquello que queremos aprender. Sin embargo, esto no es del todo cierto.

¿Qué nos dicen las investigaciones?

Nuevas investigaciones en torno al aprendizaje han demostrado que éste ocurre de mejor manera cuando lo desarrollamos de forma social, es decir, cuando entendemos que el aprendizaje es un proceso compartido que se beneficia enormemente de la interacción entre las personas y de las condiciones del contexto donde tienen lugar dichas relaciones.

De esta idea surge la noción de lo que se conoce hoy en día como los ecosistemas de aprendizaje. En concreto, este término surge de la biología y toma la idea de que existen tres componentes principales que conforman lo que es un ecosistema.

Veamos de manera breve cuáles son estos componentes y algunas observaciones a tener en cuenta a la hora de crear ecosistemas de aprendizaje dentro de nuestra organización:

1) Los organismos que hacen vida en el ecosistema: en el caso de los ecosistemas de aprendizaje, esto se refiere a las personas que forman parte de la organización.
De ahí que sea tan importante involucrar a todos los colaboradores de la organización, siendo un factor clave la participación de los líderes, quienes se convierten en dinamizadores del ecosistema y principales responsables de su supervivencia.

La diversidad de miembros del ecosistema permitirá compartir diferentes experiencias y vivencias, lo cual servirá de alimento para el crecimiento del mismo.

2) El lugar en el que el ecosistema ocurre: en este caso, el lugar de los ecosistemas de aprendizaje puede ser tanto virtual como presencial, y tiene que ver con todos los espacios donde acontecen las actividades de aprendizaje (reuniones, semilleros de práctica, lecciones aprendidas, etc).
Estos espacios deben facilitar las relaciones entre las personas, así como promover que éstas compartan sus conocimientos.

3) Las relaciones entre los diferentes organismos: la noción de ecosistema involucra necesariamente una interacción entre organismos, así como también entre el medio y los organismos. Esto significa los procesos deben facilitar la interacción, la comunicación, la gestión del conocimiento, siendo para ello la tecnología un factor fundamental, evitando que así existan excusas para la interacción y la colaboración.

Este último aspecto cobra especial relevancia, porque como sucede en la biología, un ecosistema que deja de interactuar sencillamente deja de existir. En el caso de los ecosistemas de aprendizaje sucede lo mismo, y más cuando el conocimiento no es llevado a solucionar problemas de la organización o a promover nuevas soluciones.

La real sostenibilidad y valor agregado que podrá aportar un ecosistema de aprendizaje, es cuando aporta o crea propuestas de solución a los retos empresariales.

¿Qué es la Unidad de Sistemas de Aprendizaje Organizacional?

Nosotros ayudamos a resolver los retos de desarrollo del talento de las organizaciones, a través de estrategias de aprendizaje que integren tanto metodologías como tecnologías innovadoras que permitan al capital humano de las empresas ser más productivos.

En este sentido, buscamos desarrollar ecosistemas y culturas de aprendizaje, proveemos soluciones virtuales de aprendizaje, como e-learning, videos, simuladores, podcasts, entre otros. Siempre con foco en desarrollar las conductas que necesitan los colaboradores para hacer crecer el negocio.

 

Comentar esta publicación