Teléfono: (+571) 218 39 68 Bogotá, Colombia

Revisión de la 39° investigación nacional de salarios y beneficios

Dentro de las ciencias humanas y administrativas, es bien conocido el efecto que tiene el salario y las compensaciones salariales en el nivel de satisfacción y bienestar de los colaboradores de una empresa, viéndose algunos cambios en torno a la idea de que este instrumento se comporta como el mejor motivador del desempeño, ya que han surgido otras alternativas que han demostrado su efecto en el rendimiento de los colaboradores, como por ejemplo, el salario emocional, recurso que beneficia al trabajador a través de una mayor flexibilidad, autonomía y plan de carrera.

Otra de las alternativas por la cual han optado algunas empresas, y particularmente un porcentaje importante en Colombia, un 55% según el 39a Investigación Nacional de Salarios y Beneficios de la Federación de Colombiana de Gestión Humana (ACRIP), es la implementación de sistemas que busquen reconocer el desempeño individual, la consecución de metas y la orientación a resultados de los colaboradores de nuestras organizaciones, esto a través de Bonificaciones e Incentivos, siendo llamativo que esta práctica no sólo la aplican las grandes empresas, sino que casi en igual porcentaje es implementado en pequeñas y medianas organizaciones.

img

Dentro de estos beneficios, unos que han cobrado fuerza son los Bonos de Alimentación, Productos de la canasta básica y Gasolina, ya que benefician tanto al colaborador al representar un mayor ingreso sin llegar a ser un elemento que genere retención en la fuente, así como un ingreso gravable. En cuanto a la compañía, esta estrategia representa un ahorro importante en relación a los aportes parafiscales, de salud, ARP, pensiones, entre otros.

En función de este estudio, también podemos conocer que la estimación del incremento en el salario se calcula a partir de tres elementos primordiales: 1) la inflación, 2) las prácticas del mercado o sector y 3) los criterios de desempeño laboral, siendo en términos de porcentaje la importancia que se le ha dado a cada uno de ellos el siguiente: 40%, 30% y 20%, respectivamente, de manera tal que podríamos sacar como conclusión, que esta estimación es hecha en función de factores externos e internas a la empresa y sus colaboradores, donde se integran tanto variables contextuales y macroeconómicas, como la medición y cumplimiento de metas y expectativas que se tiene de cada uno de quienes laboran dentro de la empresa.

A la luz de lo antes mencionado, otros resultados de interés, muestran que los sectores que han realizado mayores incrementos salariales son Cauchos y Plásticos, así como Construcción e Insumos, mientras que los que menos han variado son Hotelería, Turismo y Recreación, así como Logística y Transporte, siendo llamativo que estos dos últimos sectores manejan indicadores de rotación (8% y 5%, respectivamente), similares al del promedio nacional (7%), lo cual nos debería llevar a la reflexión sobre qué elementos asociados a estos indicadores podrían estar en juego para la presencia de estos valores.

En definitiva, este tipo de investigaciones nos deben invitar a tener una mirada curiosa sobre las tendencias y estrategias utilizadas dentro de la gestión de recursos humanos, que finalmente impactan en la calidad de vida, productividad y satisfacción de nuestros colaboradores.