Compartir en:

La gamificación como herramienta de aprendizaje.

La Gamificación es una técnica de aprendizaje que traslada las dinámicas de los juegos a diferentes ámbitos ya sea, educación básica, profesional o laboral, con el fin de conseguir mayor adherencia al aprendizaje. Este es un término que ha adquirido una enorme popularidad en los últimos años, sobre todo en entornos digitales y educativos.

En función de la dinámica que se persiga, quien la dirija deberá tener mucha perspicacia en el momento de crear dicho espacio, pues tiene que tener claro su objetivo y lo que quiere conseguir para que en realidad ese sea su resultado. Por ejemplo, si buscamos despertar el interés por el juego en el colaborador puede aplicar reconocimientos o recompensas; esto motivará a su público para que hagan su ejercicio.

Hoy en día las organizaciones que quieren tener procesos de aprendizaje disruptivos e innovadores están ahondando en este tipo de técnicas, que como bien han podido experimentar, se aprende de manera más rápida jugando que recibiendo una catedra o charla habitual. Entonces nos podríamos preguntar ¿cómo estamos generando nuestros procesos de aprendizaje en la organización?, ¿podríamos implementar de manera fácil este tipo de técnicas?, estas son algunas preguntas que podemos tener frente a procesos nuevos que seguramente hemos escuchado, pero no conocemos en profundidad.

Los puntos a favor que encontramos en esta estrategia de aprendizaje son:

1. Generar cultura y marca organizacional:

Con este proceso podremos generar en nuestros colaboradores mayor adherencia a nuestra cultura y por ende construiremos marca organizacional, permitiéndoles vivir con diferentes experiencias el interés que sentimos por ellos y su aprendizaje, adicional a mostrar procesos innovadores.

2. Motivación:

La motivación no es directa al aprendizaje, pero si a la curiosidad por saber qué es eso que van a hacer y porque no se ve un proceso formativo habitual esto aumentan la predisposición a aprender y no genera rechazo como podría suponer el concepto de aprendizaje tradicional..

3. Competitividad:

Cada juego se diseña con una serie de retos y objetivos que los personas deben conseguir. La esencia de la Gamificación puede ser similar a la de un videojuego, según el jugador va superando los niveles, el juego se vuelve más difícil. Esto puede ser, por ejemplo, la asimilación de conceptos más abstractos o de problemas más difíciles de resolver.

4. Actividades de formación disruptivas:

El concepto de la formación tradicional, en donde es catedrático y solo pasas diapositivas puede llegar a ser poco estimulante para quienes reciben la información; con la Gamificación podrá ser mucho más atractivo el proceso y así interiorizar mejor los conceptos o eso que tanto queremos que la gente conozca de nuestra organización.

5. Favorece la adherencia del conocimiento:

La adherencia de conocimientos está directamente relacionada con el interés y la comprensión que tienen las personas de los diferentes conceptos. Existen conceptos complejos que se nos dificulta entender y, por tanto, éstos no los logramos asimilar. A través de la Gamificación se pueden asimilar conceptos tanto sencillos como complejos y es más fácil la interiorización de los mismo.

Estos son algunos de los beneficios que se consiguen cuando aplicamos este tipo de metodologías para generar formación de alto impacto, lo que nos permitirá apalancar diferentes procesos organizacionales.

Cuando las organizaciones toman la decisión de avanzar en los procesos formativos hacia la Gamificación para que esta sea exitosa pueden hacerlo así:

– Define qué quieres impactar en la organización, esto es clave pues será la línea de trabajo para iniciar el proceso.

– Ten claro el objetivo, esto es importante pues será la meta a lograr con la actividad a realizar

– Perfil de los jugadores, esto será margen para saber quiénes podrán ser parte de este juego, le darás un plus al proceso pues te va ayudar a generar actividades acordes a estos perfiles.

– Define actividades, estas serán el camino a seguir para lograr la meta, aquí debes tener claro que decisiones tomarán las personas, que acciones deben hacer, que deben ejecutar; por medio de esto generas competitividad, pensamiento analítico y estratégico, entre otros.

Ahora te pregunto, ¿estás listo para iniciar procesos gamificados?, ¿sientes que esto ayudará a la organización a cumplir sus objetivos?, es momento de hacerlo, con un proceso de asesoría efectivo, disposición organizacional y motivación de los colaboradores tendrás resultados increíbles.

Comentar esta publicación