Compartir en:

7 ejemplos de uso de la Inteligencia artificial en la Gestión Humana y como ponerla en funcionamiento de inmediato

El concepto de la Inteligencia Artificial (IA) puede parecer algo complejo de conseguir y aún más algo complejo y costoso de implementar. En este artículo te damos algunos ejemplos prácticos para el aprovechamiento de la IA en la gestión humana.

Primero, repasemos el concepto de la IA. La inteligencia Artificial no es algo nuevo, desde 1956 se desarrolló este concepto y en los 60´s se predecía el porcentaje de respuesta de la solución a un problema matemático complejo (ej estructuras químicas). Ahora bien, la IA busca simular el razonamiento humano, de la misma manera que lo haría un experto en un área de especialización, es decir, permitir que una máquina realice aprendizaje y análisis de manera similar a como lo hace un humano, para que de esta manera, pueda tomar una decisión de manera autónoma.

¿Cómo pongo la IA en función de la gestión humana?

Actualmente tienes dos caminos, el primero, el camino largo, donde debes desarrollar tu sistema de inteligencia artificial, allí defines un objetivo de aprendizaje autónomo que requiera tu proceso, por ejemplo; 1. procesamiento de novedades, 2. procedimientos de reclutamiento y selección de personal, 3. predecir la apropiación del aprendizaje en tu organización. Este camino parte de identificar las fuentes de datos, plantear hipótesis para luego entrenar a la máquina para hacer dicha labor, los beneficios de este tipo de proyectos son muchos, sin embargo también toman tiempo y son costosos.

El segundo camino, el camino corto, es el incorporar soluciones externas dónde ya está incorporada la IA para tu beneficio.

1. Imagina un bot al que le puedan preguntar los miembros de tu organización cualquier cosa relacionada con tu organización (ej características de nuevos productos, políticas de riesgo interno, competencias requeridas de un cargo, conocer el responsable de determinado proceso),

2. También puedes incorporar tecnologías dónde puedes interpretar las emociones que tienen tus colaboradores (ej frente a los proyectos de cambio, cuando mides clima organizacional, cuando evalúas qué tan preparado se siente un colaborador frente a las metas de la organización), otra manera puede ser.

3. Contar con un sistema que te prediga la rotación de personal de tu empresa analizando los resultados de desempeño, su compensación y otras variables como la antigüedad en el cargo, por último

4. Piensa en una máquina que te ayude a decidir quién es el mejor candidato frente a una vacante teniendo en cuenta más factores que los que tradicionalmente evalúas (empatía con el jefe y compañeros de trabajo, probabilidad de consecución de las metas, probabilidad de convertirse en un High Potential, riesgo de permanencia en la organización). 

Comentar esta publicación