Compartir en:

5 tips para desarrollar habilidades en tus colaboradores a través de la virtualidad

El entorno en el que actualmente vivimos es un ejemplo más de lo cambiante que resulta la vida y los negocios, quedarnos anclados en el pasado no es una opción, debemos estar siempre preparados y adaptarnos a los nuevos retos que se presenten en el camino. Un ejemplo de esta situación, la viven la mayoría de las empresas al querer continuar desarrollando su talento humano e ir cerrando las brechas presentes en sus capacidades y competencias.Hoy más que nunca, la virtualidad se convierte en un medio a través del cual podemos promover dicho desarrollo de capacidades, pero el mismo necesita de una adecuada planeación y, sobre todo, siempre pensar en el usuario de estas herramientas, para así lograr un proceso formativo exitoso.

En este sentido, a partir de nuestra experiencia a lo largo de varios años, queremos hacer mención a 5 puntos que consideramos claves al momento de diseñar y desarrollar una solución de aprendizaje virtual:

1. Identificar las conductas claves que necesita el negocio: entender que los procesos de desarrollo y aprendizaje son claves para una organización y un pilar estratégico para la misma, requiere demostrar resultados, por eso, es tan importante que todos los esfuerzos que se quieran hacer realmente apunten a conductas, a comportamientos que permitirán mover indicadores en el corto, mediano y largo plazo.

2. El diseño de un learning journey map: esto permitirá trazar cuál es la experiencia de usuario que queremos tengan nuestros colaboradores, identificando ese momento a momento del proceso para generar no sólo el engagement deseado, sino también brindar las herramientas necesarias para el colaborador.

3. Integrar metodologías: se ha demostrado que la integración de metodologías de aprendizaje es lo que aumenta la probabilidad de éxito de los procesos formativos. Esto no sólo implica que el espacio sea de formación blended, sino que también incluya diferentes metodologías, como la gamificación, la resolución de problemas, los espacios de aprendizaje social, entre otros.

4. Integrar herramientas de aprendizaje virtual: además de las metodologías, es importante que se integren diferentes herramientas virtuales de aprendizaje, como simuladores, árboles de toma de decisiones, podcasts, entre otros. Esto permitirá desarrollar diferentes habilidades en las personas.

5. Más que cantidad, es calidad: en ocasiones, por el afán de querer lograr resultados inmediatos, olvidamos que las personas son personas y no son máquinas, esto significa que no importa si ponemos a disposición del colaborador 100, 200, 300 o 1.000 cursos, si ninguno de ellos está alineado a su necesidad y realmente le brinda las soluciones que necesita, será muy cuesta arriba ver los resultados que se esperan de dicho colaborador. Además, el simple hecho de tenerlos a disposición no implica que de forma inmediata va a desarrollar la habilidad, por el contrario, necesita práctica y tiempo para que esto se materialice. Esto nos debe llevar a pensar, en focalizar los esfuerzos, en concentrarnos en lo que realmente importa y ser lo suficientemente perseverantes hasta lograr el resultado esperado.

Comentar esta publicación