Compartir en:

LOS 6 PASOS DE LA GAMIFICACIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

Siguiendo estos seis sencillos pasos podrás empezar a desarrollar soluciones de gamificación que impacten de forma positiva a tus colaboradores y a tu negocio.

Usualmente consideramos que la diversión y el aprendizaje son dos aspectos que se encuentran divorciados, tanto en las aulas como en las organizaciones. Sin embargo, al implementar la gamificación podemos hacer realidad que ambas puedan coexistir.

Ahora bien, ¿qué entendemos por gamificación? Según Kevin Werbach y Dan Hunter, investigadores de este tema, el término se refiere al “uso de elementos de juego y técnicas del diseño de juegos en contextos diferentes al de los propios juegos”, esto con el fin de promover el aprendizaje e impactar positivamente en los resultados de negocio, promoviendo colaboradores y consumidores comprometidos. En este sentido, si queremos diseñar una efectiva estrategia de gamificación, debemos tener en consideración estos sencillos pasos:

1. Define los objetivos de tu negocio: esto puede resultar obvio, sin embargo, suele ser un aspecto que comúnmente es pasado por alto. Todo inicio de una estrategia de gamificación debe partir por aclarar las metas del sistema de negocio que se pretende construir, ya que, éstas serán el sustento de lo que se desarrollará posteriormente.

2. Delinea las conductas objetivo: el siguiente paso consiste en trazar de manera explícita aquello que se pretende promover o potenciar con la estrategia de gamificación. Generar objetivos claros nos permitirá estar más cerca de obtener los resultados que esperamos.

3. Describe a tus jugadores: a continuación, debes preguntarte por los usuarios de tu estrategia de gamificación: ¿quiénes son ellos?, ¿cuáles son sus intereses?, ¿cuál es su relación con tu propuesta de negocio? Un conocimiento acertado de tus usuarios te permitirá generar una herramienta potente, sensible a sus intereses y con mayor capacidad de involucrarlos activamente.

4.Diseña ciclos de actividad: este paso consiste en generar las diferentes acciones que componen al sistema de gamificación, es decir, definir qué tipo de decisiones deberán tomar los usuarios durante el proceso y cómo éstas impactarán su experiencia. Resulta fundamental que los ciclos que desarrolles sean coherentes con los objetivos previamente planteados.

5. No olvides la diversión: la potencia de las estrategias de gamificación reside en que éstas son entretenidas para sus usuarios, en este sentido, no dejes de tener presente que tu propuesta debe ser divertida para ellos, en función de sus gustos y características. Así podrás promover un aprendizaje significativo y lograr tus objetivos.

6.Despliega las herramientas adecuadas: como mencionamos en el punto anterior, es clave que nunca pierdas de vista a tu usuario, por eso las herramientas que les entregues para jugar, deben de ser fáciles de usar, generar interés y ser llamativas, así explorarás al máximo el poder de la gamificación.

Siguiendo estos seis sencillos pasos podrás empezar a desarrollar soluciones de gamificación que impacten de forma positiva a tus colaboradores y a tu negocio.

Comentar esta publicación