Descarga nuestro portafolio

Descarga nuestro portafolio

Clic para iniciar

Compartir en:

Navegando el cambio

¿Qué significa navegar el cambio?

El cambio es natural, implica evolución y mejoramiento, cuando cambiamos podemos mejorar nuestras condiciones de vida. Pero la manera como se asume el cambio puede ser positiva o negativa, esto depende de cada persona.
Para William Bridges, experto en temas de cambio, las personas y las organizaciones viven el cambio en diferentes fases. Para explicarlo creó una gráfica que llamó la Curva de Bridges, con 3 momentos, a los cuales llamó las 3 fases del cambio.

Navegar el cambio implica vivir las diferentes fases que éste conlleva, las cuales podríamos resumir así: ver gráfica 1.

• En la fase 1 hay un orden y una rutina establecida. Cuando hay un cambio, este orden se altera y se genera en las personas un sentimiento de incertidumbre.

• En la fase 1 hay un orden y una rutina establecida. Cuando hay un cambio, este orden se altera y se genera en las personas un sentimiento de incertidumbre.

• La fase 2 del cambio es la aparición de la desesperanza y el caos como respuestas ante la incertidumbre que genera el cambio.

• La fase 3 es la fase de los comienzos donde se encuentran alternativas para afrontar las nuevas condiciones y salir del estado de incertidumbre que generó el cambio.

Gráfica uno

En un estudio publicado en Psychological Science, científicos de la Universidad de California, lograron identificar el área del cerebro asociada al reconocimiento y expansión de las ideas útiles y contagiosas para nosotros mismos y los demás: La unión temporoparietal (TPJ,  (siglas en inglés).
Esta es una zona que se encuentra en la corteza del cerebro y es fundamental para reflexionar y discernir acerca de lo que piensan y sienten los demás y donde hacemos los juicios morales.

Bridges sugiere que la zona neutral es una oportunidad creativa proporcionada por el desierto, la cual ofrece una diferencia que permite el pensamiento creativo y el actuar.

En la fase inicial se continúa la vida con normalidad y su rutina, ante el cambio se retienen los cuestionamientos y nos hacemos “los de la vista gorda”. Esta etapa es el comienzo de la dinámica de cambio y la respuesta positiva hacia las transformaciones tiene que ver mucho con la experiencia previa.

En la zona neutral esperamos a que los otros tomen la iniciativa y suprimimos la curiosidad y la exploración. Las personas suelen enfocarse en pequeños detalles y son quisquillosas. La negación es un proceso natural de corta duración, la negación radical y prolongada no es algo natural. Los comportamientos que se evidencian son los cuestionamientos por decisiones tomadas, críticas a lo nuevo o caricaturizar el estado deseado. También se presentan sensaciones de injusticia y de inmovilidad.

Cuando las personas tardan mucho en vivir esta fase se disminuye la moral de los equipos de trabajo y se generan conflictos en los cuales se invierte tiempo y recursos importantes para la realización de otras tareas. La energía se centra en gestionar los comportamientos de las personas opositoras del cambio, por lo que centrar los esfuerzos en los beneficios del cambio y un nuevo punto de vista será fundamental para salir pronto de este momento.

En la fase de exploración, los comportamientos son de indagar abiertamente, promover reuniones y espacios colaborativos y buscar soluciones. Cuando las personas se han movido a esta fase se genera la creación de escenarios de proactividad, se incrementa la productividad y se da un efecto bola de nieve positivo. Por úlitmo, las personas promueven la iniciativa de cambio y tratan de subsanar los problemas creados en los momentos anteriores, proponiendo vías novedosas de acción, se da un apoyo real al cambio en cual se demuestra en la solución de conflictos, la rapidez en la toma de decisiones y la adquisición de nuevas habilidades. Las personas tienen una sensación de confianza y control, se reduce el estrés y se aprende a manejar no solo este cambio, sino todos los cambios.

Comentar esta publicación