Compartir en:

Universidad corporativa y su impacto en la cultura de la organización

La universidad corporativa es el proceso por el cual la empresa proporciona a sus empleados diferentes acciones formativas, que les permitan potencializar y/o fortalecer competencias o habilidades para un mejor desarrollo profesional y laboral; generando en ellos su marca o sello corporativo.

Este tipo de marcos formativos son característicos ya que permean de manera intrínseca la cultura organizacional de la empresa, generando en los empleados mayor adherencia a la misma, pues es diferente decir que trabajas en un lugar donde te dan determinado número de capacitaciones a decir que tu compañía cuenta con una universidad corporativa la cual te permite elegir temas de interés para el desarrollo de tus actividades.
Lo anterior hace que el empleado sienta mayor pertenencia a la compañía que en resultado será alineación a la cultura organizacional que queremos que viva y transpire.

Las ventajas de tener Universidad corporativa es impulsar el nivel competitivo de la misma, pues estás generando marca; de una manera fuerte, influyente y positiva frente a competidores, consumidores e inversores; como también una rentabilidad organizacional, reteniendo al talento, creando sinergias, generando actualizaciones competitivas, equipos integrados y multidisciplinares.
Este proceso estratégico hace parte de los programas de aprendizaje organizacional, buscando impulsar a sus colaboradores para que se alcancen objetivos profesionales, pero a su vez, se cumpla con los resultados estratégicos; es decir apalanca el cumplimiento de la estrategia de la organización pieza fundamental y de interés para las mismas.

Otras ventajas que encontraremos al implementar estos procesos son:

1. Optimización de tiempo.

2. Puedes acceder en el momento que consideres a realizar los cursos.

3. Retención de personal.

4. Colaboradores competitivos.

5. Optimización de recursos.

6. Altos niveles de desempeño.

7. Movilización de cultura.

Este es solo un abrebocas de todas los beneficios que tendría tu organización al implementar este tipo de procesos, ahora bien, pensemos en el proceso de formación que tenemos hoy, revisemos cómo lo estamos haciendo, ¿Cómo está estructurado el proceso de formación?, ¿cuenta tu empresa con una universidad corporativa?, ¿te gustaría tenerla?, ¿Consideras esto un proceso álgido para la organización?; son preguntas que hoy debemos hacernos, pues ha llegado el momento para ir más allá, dar un paso más en los procesos innovadores para que podamos generar impactos positivos y permanentes en los colaboradores de la organización que a su vez nos apalancan el cumplimiento de la estrategia organizacional, que en resumen es lo que estamos buscando, con una mirada donde el proceso es una cadena y una sinergia con piezas claves donde una de ellas es el colaborador y su desarrollo.

Comentar esta publicación