Descarga nuestro portafolio

Descarga nuestro portafolio

Clic para iniciar

Compartir en:

Culturas de aprendizaje y productividad

 

Una pregunta que nos podemos hacer con frecuencia las áreas de desarrollo y talento humano es: ¿verdaderamente es posible desarrollar procesos de aprendizaje colaborativo, enfocado en los resultados de negocio, donde el conocimiento se comparta con facilidad y permita solucionar problemas claves para nuestras organizaciones? La respuesta es sí, y la forma de llevar a cabo todo lo anterior pasa por generar una cultura de aprendizaje.

El aprendizaje es un proceso que ocurre constantemente en la vida humana y en las organizaciones: biológicamente estamos movidos a aprender, esto es, a absorber el gran flujo de información que hay en nuestro contexto, a discriminar en él aquello que resulta más importante, para, a partir de allí, tomar decisiones sobre cómo actuar ante un determinado problema.

Dicho proceso también ocurre en diferentes niveles: implica transformaciones individuales y colectivas, donde las personas y grupos que se ven inmersos en él cambian sus disposiciones, sus acciones e interpretaciones sobre los retos que se les presentan. Los investigadores, Hodkinson, Biesta y James (2007) definen las culturas de aprendizaje como una forma particular de relacionarse con el aprendizaje, es decir, un conjunto de prácticas y significados que se comparten por un determinado grupo sobre cómo aprender, qué aprender y la importancia de aprender para alcanzar los resultados esperados. 

A continuación, presentamos algunas buenas prácticas propuestas por la investigadora Britt Andreatta, para promover el establecimiento de una cultura de aprendizaje dentro de nuestro negocio: 

1) Dale espacio a la naturaleza siempre presente del aprendizaje: genera cambios que permitan a tus empleados hacer consciente que el aprendizaje ocurre todo el tiempo en las diversas áreas de su trabajo.

2) Valora el aprendizaje como un camino hacia la maestría: promueve que los trabajadores asuman riesgos, valora los fracasos tanto como los éxitos. Esto permitirá que vean el aprendizaje como el medio para dominar los retos que se les proponen. 

3) Has que el aprendizaje sea accesible fácilmente: es necesario empoderar a los trabajadores para que encuentren sus propias respuestas. Recuerda que el liderazgo no siempre consiste en decirle a ellos lo que tienen que hacer. 

4) Utiliza estrategias mixtas de aprendizaje: es importante combinar el uso de herramientas tecnológicas con el uso de recursos que involucran el intercambio presencial. 

5) Enseña a los gerentes a acompañar procesos de aprendizaje: es importante un equipo de líderes que sea capaz de aprovechar al máximo las diversas experiencias pico que ocurren dentro del contexto laboral, viéndolas como medios para aprender y generar crecimiento en los colaboradores.  

6) Evalúa el desempeño teniendo como referente el aprendizaje: es fundamental medir el desempeño sin perder de vista el aprendizaje. Recompensa la mejora y las crecientes ganas por aprender. 

Comentar esta publicación